Noticia ampliada

Sobre el equipo, afición, resultado, entrenador, presidente y gerente, de todo un poco

22-04-2019 | Miguel Barroso

  • img-20190421-183916-514.jpg
Nuevo triunfo donde volvieron las buenas sensaciones en la última media hora.

El Recre ganó cuando quiso ganar, cuando fue ambicioso, cuando apretó arriba, cuando tuvo la misma intensidad que el rival, cuando jugó en campo contrario, cuando pisó área con efectivos. El Recre ganó cuando quiso ganar.

El Recre ya enseño hace muchas jornadas de lo que es capaz de hacer pero desde el día frente a El Ejido hasta el partido del Talavera, el Recre perdió su identidad ofensiva y solo se le reconocía por el potencial defensivo.

Frente al Talavera bastó con ramalazos de lo señalado para ganar y ahora frente al filial sevillista bastó con media hora de presión, de ambición, de llegadas al área de apretar arriba y buenos repliegues, de estar bien colocado defensivamente mientras atacaba, de centros laterales, de intensidad en segundas jugadas, de disparos a media distancia, de llegadas con 4 y 5 en el área, bastó media hora para darnos cuenta que si el decano es ambicioso transmite y  consigue otras cosas.

Pedir ser ambicioso no es pedir jugar bonito, es hacer lo que ya ha demostrado que sabe hacer y de manera regular. Por ser ambicioso, por pisar a menudo el área rival conseguimos provocar un penalti. Eso es ser ambicioso, querer ganar el partido. El Sevilla quiso jugar a no ser empatado y empatamos y quiso jugar a no perder y perdió. El Recre, durante media hora, fue ambicioso y provocó una expulsión, dos goles, un penalti, mejoró las sensaciones y remontó un resultado adverso. Eso es ser ambicioso. Los que tergiversan las cosas, incluso los interesados, que no vayan a dar a entender que se pide jugar bien lo que se pide es ser ambicioso.

ME GUSTÓ:

Por encima del equipo, del resultado, de la clasificación y por encima de todo, lo que más me gustó fue la presencia masiva de aficionados del Recre en el campo Jesús Navas. Su comportamiento. Me gustó que disfrutara con la manera de conseguir los 3 puntos.

La última media hora, por ambición.

El Sevilla Atletico en el primer tiempo, su intensidad, su competitividad y algunos de ellos por su calidad.

NO ME GUSTÓ:

La actitud conservadora del primer tiempo.

La salida de balón en la primera parte.

La lentitud mostrada hasta el descanso.

La falta de movilidad en ataque hasta el 45.

Las lagunas en ataque, con Caye trabajador y solitario. Así es imposible.

NOTAS:

Marc Martinez:  Evitó el 2-0 con un paradón abajo.

Pina: Ni arriba ni abajo, lento, sin darle lectura al juego. Muy desacertado. Fue sustituido.

Israel Puerto:  No fue su partido pero no desentonó. En la segunda mitad tuvo rigor táctico.

Jesús Valentin: Ejerció como central y por momento fue el encargado para iniciar el juego. Lento en la salida de balón y buen trabajo defensivo.

Diego Jiménez: Tuvo de todo. Segundo partido titular y segundo triunfo consecutivo. Fue clave y no solo por el gol. Acertado eligiendo cuando subir, cuando fue lateral derecho en línea de 4, y llevando peligro en centros al área. Si no se chuta de lejos es imposible aspirar a marcar. Si se chuta de lejos hasta un desvío puede valer como valió. Debe de mejorar en la salida de balón. Un error suyo hizo que el Sevilla Atlco, se adelantara en el marcador.

Pablo Andrade:  En la primera parte lo intentó, en la segunda acabó pidiendo el cambio. Cumplió.

Tropi: Volvió a ser la escoba y el equilibrio. Cuando roba y la entrega a quien debe, el equipo lo agradece. Lento con el balón pero muy bien en defensa.

Fernando Llorente:  Hacía tiempo que no brillaba y volvió a tirar del carro. Le dio mucho sentido al juego y fue clave en el segundo gol, fue quien subió la pelota y luego quien la desvió.

Borja Díaz: Salir por la derecha, estoy convencido que le perjudica. Creo que suma mucho más saliendo por la izquierda. No fue su tarde y fue sustituido.

Quiles: El mejor. Ha sido su mejor partido y fue el mejor del partido. Cuando intercambia el juego de espalda con su atrevimiento a la hora de encarar, crece y el equipo crece con él. Clave en el juego ofensivo. Su calidad marcó las diferencias.

Caye: Trabajador, un fatiga en su “pelea” con Amo, siempre una referencia, paciente jugando en solitario y goleador. No se le puede pedir más.

Victor Barroso:  Revolucionó el juego. Atrevido, jugón, provocó una expulsión. Destacado.

Caballé: 15 minutos como lateral izquierdo. Cumplió.

Carlos Fernández: No rascó bola pero si es cierto que condiciona, por su envergadura, a los centrales rivales.

Salmerón: una vez más se demuestra que si es ambicioso el equipo obtiene otros resultados. Un acierto suyo es hacer jugar a Victor Barroso por dentro. No es lo mismo pedir jugar bien que pedir ser ambicioso y el equipo fue ambicioso y hasta jugó bien la última media hora. No pido jugar bien pero si pido ser ambicioso.

 

PD: El presidente del Recre respondió a las acusaciones de Traoré. A Zambrano cuando se le toca no tarda nada en reaccionar pero cuando puede intermediar en asuntos donde están inmersos empleados del club, de la plantilla y cuerpo técnico pero no va con él, se lava las manos, ni él ni Carlos Hita. Es cierto eso de todos juntos es lo mejor pero cuando lo dice Zambrano o Hita, es mentira. Han tenido ocasión de mediar en algún asunto y se han lavado las manos. Una plantilla hecha por Salmerón, a quien no querían, lleva al éxito a Zambrano y a Hita.

¡Deja tu valoración por favor!

¡Aún no hay mensajes!, puedes usar el formulario y publicar el primero.
Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.