Noticia ampliada

El Recre se mostró tal cual a su entrenador, amarrateguí y poco ambicioso.

07-04-2019 | Miguel Barroso.

  • textgram-1554656767.png
La propuesta de Salmerón es tan triste como poco ambiciosa y por cierto no hablo de jugar bien, hablo de ambición sobre el conservadurismo, hablo de ser valiente y no amarrategui. Salmerón tiene esas “virtudes” como entrenador, la de amarrategui y poco ambicioso.

El equipo sigue sin perder. El equipo sigue en la parte alta. El equipo sale con un punto de la casa del líder. Cualquier lectura vale para el partido disputado en Melilla. Cualquier lectura positiva y basada solo y exclusivamente en el resultado.

Si uno escribe desde las sensaciones la cosa varia y no poca.

La sensación de que es mucho el premio conseguido, disparando una vez a portería mientras el rival hizo que el portero del decano fuese uno de los destacados.

La sensación de ser un equipo ultradefensivo, ya ni siquiera defensivo, sin ambición y basándose en hacer correr los minutos del partido y manteniendo la esperanza de aprovechar la que se tenga. La sensación de no ver como se tira de veteranía en los momentos que se deben de tener los nervios calmados y, o, controlados.

Hacer una gilifalta, aunque muy lejos de nuestra área, cuando el partido moría es de una bisoñez impropia.

Defender la falta previa al gol de la manera que la defendió el equipo es para cuestionar a más de uno. Inexplicablemente se defendió dentro del área un lanzamiento lejano y casi frontal, ver para creer.

¿Quién tiene los galones dentro del campo?, nadie. ¿Quién tira de veteranía? Nadie. Que no hubiese nadie que mandara a defender la acción de balón parado fuera del área, teniendo en cuenta su lejanía, su situación casi frontal, el último minuto del alargue, es para pensarlo.

Muchos ademanes, muchas indicaciones con brazos alzados, muchas recriminaciones a sus compañeros y cuando tiene que mandar a defender, lo más lejos posible de su portería, a sus compañeros, va y ni aparece. El que, aparentemente, manda en la zaga, ni se vio en el balón parado.

Defender una acción de balón parado, a la altura de los banquillos, en tu propia área es sinónimo de sufrimiento. En ese momento, el portero no puede salir ya que se meten 19 hombres dentro del área. En ese momento, si quien la toca la pone tensa cualquier desvío puede acabar en gol del rival o gol en propia meta. En ese momento o hay mil contactos, intensidad o se acaba sufriendo y a la vista está, la acción de balón parado nos costó dos puntos.

Defender fuera del área la acción de balón parado teniendo en cuenta la lejanía del lanzamiento hubiese sido lo más normal, lo más coherente, lo más fácil de mandar, lo mejor para el portero ya que así tiene espacio para salir en caso de que el centro se envenenara, lo mejor para provocar un fuera de juego, lo mejor para tener tiempo de reacción, lo mejor porque no hay espacio para tanta gente, lo mejor por estar más lejos de tu portería. Pues nada. El equipo defendió y no sé porque motivo, dentro del área. Ahogó la salida del portero. Una peinada fue la causante del gol. Ver para creer.

Esa acción, en el minuto final, me hace cuestionar la experiencia, me hace cuestionar sobre la falta de un líder dentro del campo, me hace dudar del rendimiento de aquí hasta el final de temporada. Me hace preguntarme si, ¿estamos preparados para disputar una liguilla?

Un entrenador conservador no, lo siguiente. Un entrenador resultadista y que tiene de aval el puesto en la clasificación. Qué triste es ver al Recre actual, al estratega, al conservador, al aburrido, al conformista, al cobarde, que triste es ver cómo se pierden oportunidades de asaltar al liderato con el nivel tan pobre que hay este año en el grupo IV. Claro que nosotros también pertenecemos a dicho grupo pero con el agravio que nos falta ambición, que nos falta querer la pelota y saber qué hacer con ella, nos falta que lleguen mediocampistas a zona de peligro, nos falta creatividad, nos falta para ser candidato a conseguir un ascenso.

Soy crítico y lo soy porque este equipo ya ha mostrado sus credenciales, ya ha mostrado de lo que es capaz, ya ha mostrado que puede jugar a otra cosa que no sea la de practicar y sentirse como un frontón, este equipo ha tenido ambición y este equipo, con sensacionales sensaciones, ha llegado a transmitir que no tenía límites, pero tiene un entrenador conservador, estratega, especulador con el juego y las formas, un entrenador muy triste para la plantilla que tiene. Solo la clasificación le avala.

A la gente se le cuelga un  San Benito para mal o para bien y Salmerón tiene el suyo, el de “conoce muy bien la categoría”. Pues miren, conoce bien la categoría, Munua en el Cartagena es novato. Conoce bien la categoría, Cubillos en el Marbella es novato, José Herrera en el San Fernando es novato, Pedro Munitis en el UCAM es novato, si quieren hablamos de Luis Carrión en el Melilla.

Espero, quiero y deseo que el equipo vuelva a lo que fue capaz de demostrar. Espero, quiero y deseo, ver al equipo con ambición. Espero quiero y deseo, ver al equipo con las buenas sensaciones que demostró. Espero, quiero y deseo ver al equipo tener más el balón.

A todo esto la afición callada aunque los pitos se escucharon en el último partido en casa. La afición debe de apretar y exigir.

Si tuviese que puntuar uno a uno diría que todos corrieron detrás del balón, que tiraron una vez y fue gol, que nos crearon ocasiones, que nuestro portero tuvo protagonismo y que el portero rival ni se tiró durante todo el partido.

Si tuviese que puntuar le pondría un cero a quien decidió defender la acción a balón parado dentro del área a pesar de la lejanía del balón. Tengo claro que nadie fue capaz de mandar  a colocarse fuera del área para defender la jugada. Defender dentro del área no se ve ni en un partido de alevines.

Basta ya de conformismo. Seamos ambiciosos. Basta ya de ser un frontón y optemos por el equilibrio. Basta ya de verlas venir y vayamos a por el rival. Basta ya de especular y seamos un poco más atrevidos.

El domingo de ramos, habrá un nuevo “episodio”, espero que sea la entrada triunfal del Recre en los vestuarios del Nuevo Colombino una vez acabado el encuentro.

Hay que exigir más a este cuerpo técnico y a esta plantilla porque ya demostraron de lo que son capaces y solo lo mediocre de la categoría, en la que también participamos nosotros, nos hace no caernos de la zona alta.

De 8 partidos ante los que ocupan los cinco primeros puestos, una sola victoria. La propuesta de Salmerón es tan triste como poco ambiciosa y por cierto no hablé de jugar bien, hablé de ambición sobre el conservadurismo, hablé de ser valiente y no amarrategui, y Salmerón tiene esas “virtudes” como entrenador.

¡Deja tu valoración por favor!

¡Aún no hay mensajes!, puedes usar el formulario y publicar el primero.
Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.