Logo Empresa

Noticia ampliada

Vaso medio lleno, medio vacío. Decisiones y notas individuales.

16-10-2017 | Miguel Barroso Foto: Javier del Can.

  • img-9334.jpg
Casquero vio un partido distinto al resto de los presentes y después de explicar como jugó El Ejido, que vino a encerrarse, se entiende más sus cambios, insisto, vio un partido distinto al resto de los presentes. Es como el soldado que desfila a paso cambiado y los familiares del militar opinan diciendo "todos llevan el paso cambiado menos mi hijo". Auto crítica, cero.

Los más optimistas ven el vaso medio lleno y los más pesimistas ven el vaso medio vacío.

Lleno por la plantilla que se tiene, que no siendo la mejor si es amplia y con calidad para estar mejor de lo que estamos.

Lleno por la masa social que acompaña al equipo cada partido en el Colombino y en cada una de las salidas que lleva a cabo, el arropo, el apoyo es total y si hablamos de la paciencia que se está teniendo es más que considerable. Es clave la comunión con la afición, que nadie se la cargue.

Lleno por tantos empates y no derrotas.

Vacío porque no se está explotando los mimbres que se tienen, no todos tienen las mismas oportunidades.

Vacío porque al equipo no se le ve físicamente como al resto de equipos que vemos cada siete días, donde llegan frescos al final del partido y el Recre pidiendo la hora.

Vacío porque el equipo tipo no lo encuentra porque no le da continuidad a ningún once.

Vacío porque no implanta un estilo de juego. Los rivales condicionan las alineaciones. Al no tener estilo de juego es imposible implantar un estilo propio frente a un rival.

Vacío porque en el campo se va a 50 por hora y los rivales, mínimo a 80 por hora.

Vacío por depender, demasiado, en las individualidades y cuando éstas no rinden el equipo no juega a nada.

Vacío porque no se ve un sello propio, ni se explota el fútbol asociativo ni se implanta jugar a la contra, ni se presiona arriba, ni se le da medio campo al rival. El equipo se mueve a chispazos, insisto, dependiendo de la inspiración de algunos y de la velocidad de otros.

Vacío porque no todos tienen las mismas oportunidades. Jugar un partido no es una oportunidad, es un examen y algunos tienen continuidad no mereciéndola y otros no rascan bola, y algunos entrenando desde el primer día de pretemporada. Jonathan Vila, De Vicente, Casado y Julio por un lado y por otro Antonio Domínguez, David Segura, Ale Zambrano, Nacho Monsalve.

Vacío por ver como el entrenador no da soluciones al equipo durante un partido. Lo trabajará durante la semana, no me cabe duda, lo planificará con su equipo técnico, no me cabe duda, pondrá todo el empeño, no me cabe duda, pero un entrenador tiene que dar soluciones a sus jugadores durante el partido, tiene que leer el partido, tiene que interpretar el partido y ahí Casquero está tan poco acertado como sus jugadores en el campo, aunque estos cumplen órdenes.

Si hablamos de sensaciones, éstas son positivas al ver una plantilla con los puestos doblados, son positivas por la calidad que se les ve, son positivas porque no han tocado techo y se le prevé que son más aprovechables, sensaciones positivas porque hay plantilla para exigir.

Las sensaciones negativas, es una evidencia, sobre el rendimiento del cuerpo técnico al completo con el primer entrenador al frente. Están para hacer un equipo con esta plantilla y ya metidos en la jornada 10 no hay equipo, están para sacar rendimiento y poner a los mejores y los hay que no tienen oportunidades tienen un examen de un partido, están para implantar un estilo de juego y no se juega a nada o no me doy cuenta yo y si se intenta jugar a algo se hace a 50 por hora, lento como el tren de la sierra, están para dar soluciones a los suyos y rara es la vez que se acierta en los cambios, se está para preparar físicamente al equipo y les sobran 20 minutos en cada encuentro, están para amoldarse a lo que se tiene y solo hacen “protestar” por las instalaciones y hacen recordar el pasado para justificar su presente.

El fútbol son resultados y esta plantilla está confeccionada con mucho esfuerzo y por mucho Juanma López que “mande” en el club, los 11.000 que van al campo tienen la palabra.

Se está a tiempo de todo, de rendir más o de cambiar.

Hay plantilla para pelear por estar arriba pero me hago una serie de preguntas ¿se le está sacando rendimiento? ¿Sabemos a qué jugamos? ¿Estamos bien físicamente? ¿Se aciertan en los cambios en el intento de cambiar las dinámicas de los partidos? ¿Juegan los que mejor están o no? ¿Tanto empate justifica el no perder? ¿Somos fuertes a balón parado, ofensivamente? ¿Provoca risa o sonrisa la opinión de la grada? ¿Hay autocrítica? ¿Del dicho al hecho hay un trecho?

NOTAS DEL 1 AL 10:

MARC MARTINEZ: 5, apenas tuvo trabajo y en el gol no pudo hacer más. El gol es mérito del rematador.

MARIO MARÍN: 4, no estuvo bien. Es imposible que un lateral, el que sea, coja ritmo de competición sin continuidad. Aplicable para Ivan Malón.

JULIO: 4, mal en defensa, mal en la salida del balón y lo malo es que ya es una costumbre que solo en Écija salió de la rutina.

SERGIO GONZALEZ: 5, aprobado en un partido gris. Se salvó.

CASADO: 2, andando no se puede jugar. Está metido en una zona de confort preocupante. Acaba medio bien los partidos porque durante el partido no se desgasta, no sube la banda, no tiene sobreesfuerzo, juega fácil, en el sitio y desde el sitio, arriesga poco, sin presencia. En cada partido tiene su pájara. El gol llega de una gilifalta de un jugador que sigue sin estar después de 9 titularidades y es hora que se pruebe con otro jugador. Por méritos está teniendo demasiado premio. Sólo en Écija cumplió. Él juega porque el entrenador lo pone.

JONATHAN VILA: 4, ni chica ni limoná. Estando bien es una opción muy seria para ser titular pero si no está bien, no tiene que jugar. Él no tiene culpa de jugar, la responsabilidad es de quien lo pone que luego no es capaz de quitarlo.

TRAORÉ: 7, jugó medio tiempo, lo hizo muy bien, está creciendo y de qué manera, está corriendo por él y por el otro medio centro, menos en Écija que el otro pivote hizo su trabajo. Se anima al desplazamiento de pelota, le está dando buena lectura al partido haciendo faltas tácticas. El mejor durante la primera parte pero era el débil de los dos pivotes, el de poca experiencia, el de menos nombre, el de menos peso, pero fue el mejor. No tiene la culpa de salir, la responsabilidad es de quien lo quita.

SANTI LUQUE: 5, lo intenta y no le sale nada, es un fijo en ser sustituido. Siempre quiere la pelota no se esconde y lo intenta. Mi pregunta con este jugador es ¿es su puesto la banda o es su puesto en la media punta? El trabajo que hace defensivo hace que sea un centrocampista y no un delantero. Debe de mejorar su actitud al ser cambiado, no son formas de salir de un campo.

LAZO: 5, mejor en la primera mitad aunque casi nunca elegía bien después de intentar el desborde por velocidad. Creo que le queda muy poco para ver el partido desde el banquillo.

CALVO: 5, solo el aprobado por el criterio que tiene con el balón pero tiene que aportar más en la creación del juego ofensivo. Puede darlo.

BORIS: 4, no estuvo acertado y en esta ocasión, es de mis preferidos, le doy un suspenso a pesar de su gol de penalti. Mi pregunta es ¿estuvo mal o no le llegaron balones por falta de juego?

SANTAMARIA: trabajó. No pudo hacer más.

DE VICENTE: 4, sustituyó al mejor de la primera mitad, Traoré, pero él no tiene la culpa de saltar al campo, hay un responsable del cambio.

NUÑEZ: 5, hizo lo que pudo, hasta pudo volverse loco, que si en banda que si en el lateral que si carrilero. Hizo lo que le mandó el responsable. Me la juego y opino que será titular en Melilla.

CASQUERO: 0, se empeña en las rotaciones y así nadie coge el ritmo, si no que le pregunten a Malón y a Mario Marín, se empeña en que otros cojan el ritmo y ya llevamos 10 jornadas y nada de nada, Vila y Casado. No acierta en los cambios con lo cual no da soluciones a sus jugadores. Quitar el mejor de la primera parte sin estar lesionado es increíble. Poca autocrítica. Mala lectura del partido.

Me parece una falta de respeto para todo aquel que vio el partido decir que El Ejido vino a encerrarse, cuando el único que tuvo propuesta de jugar a la pelota fue el equipo visitante. Poner ese “pero” por parte de Casquero me parece un recurso muy pobre para justificar su poco rendimiento.

Decir que ellos han cambiado su estilo de juego es demostrar estar más pendiente del rival que de su equipo, demuestra que lleva un guion al partido y para durante el partido. Es una manera de reconocer que el entrenador rival “le mojó la oreja”.

Tras su rueda de prensa me entra la tranquilidad ya que demostró ver el partido que vio en el campo, uno totalmente distinto a lo que vio el resto del Colombino. Después de su rueda de prensa es entendible sus cambios, la razón es que vio otro partido, él y su segundo que también participa.

PD: Casquero es serio, lo es y lo aparenta ser, pero es risueño y una vez más, terminó el partido y se despidió de la grada con una sonrisa.

PD 2: ¿Cuántos cambios, crees, que hará Casquero para el partido del Melilla, con respecto a la alineación titular de este último encuentro? Yo también participo y digo entre 4 y 5, también pienso que no sería una locura, lo aplaudiría.

Tus Comentarios

Luis San Millan (2017-10-16 13:16:57)
Totalmente de acuerdo,lo malo es que esta puesto por Juanma Lopez y a ver quien manda ahi,porque de momento el dinero lo esta poniendo el,asi que veo mala solucion al tema,pero yo por mi el cambio de entrenador,ya
Inserta un comentario

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.